Nuestro problema es la falta de profesionales